Los Costes de ser Autónomo

tablet

Los problemas a los que se enfrentan hoy en día los autónomos son muy variados, pero los más importantes están relacionados con los costes. Aunque si nos adentramos en teorías financieras podríamos encontrar cientos de ejemplos de costes asociados a los autónomos, nos centraremos en aquellos que son más comunes y con los que todos los profesionales y empresarios freelance se han encontrado: los costes económicos y los costes emocionales.


Los costes económicos de Los autónomos: fijos y variabLes
Los costes económicos de los autónomos dependen en gran medida de la actividad que ejercen. Así por ejemplo, una juguetería va a destinar gran parte del capital a la compra de mercancía, y este concepto será uno de los que más inversión requiera. En el caso de una peluquería, la mayor parte de los costes están relacionados con el personal que da el servicio a sus clientes. Pero hay algunos costes que son comunes y que preocupan a todos los autónomos, independientemente del trabajo que ejerzan. Estos costes económicos podrían dividirse en aquellos que son fijos, y en los que pueden variar. Los que van a ser objeto de nuestra guía son esos costes que casi siempre se nos escapan de las manos, es decir, que no somos capaces de anticiparnos a ellos por una escasa planificación.


Los costes económicos variables según la actividad El listado que te mostramos a continuación te servirá de guía para que revises que todos esos costes económicos variables han sido contemplados en tu actividad, y sobre todo, que no te den sustos a última hora que puedan dañar la liquidez de tu negocio.

Costes legales. No conocer las leyes no te exime de tener que cumplirlas. Existen normativas que suponen una inversión obligatoria para los autónomos. Dos buenos ejemplos son la prevención de riesgos laborales y los seguros que se deben contratar, y la ley de protección de datos y el capital que se debe invertir para su tratamiento.


Costes de logística. Aunque por logística se entiende todo lo relacionado con el transporte, en el caso de los costes variables de los autónomos nos referimos al dinero que hay que destinar sobre todo a los envíos online. No siempre se contempla en las webs y si se hace, en ocasiones no se calcula bien el precio.


Costes de asesoramiento. El asesoramiento es clave para que tu negocio funcione a la perfección. Aunque puede que por tu sector requieras de asesoramiento adicional, generalmente los autónomos contratan a profesionales de la contabilidad, promoción y del ecommerce o Internet.
Costes de licencias Las licencias de apertura y de actividad que se solicitan en el propio ayuntamiento son costes variables que dependen de tu municipio y que tendrás que abonar antes de ejercer tu actividad.

Costes de activos fijos Si bien la mercancía es un coste fijo en el que nos centraremos en este apartado, hay otros productos o servicios que tu negocio requiere para funcionar. Estos costes son variables y a veces pueden caer en el olvido a la hora de hacer presupuestos. Por ejemplo tenemos: fotocopiadoras, material de informática, mobiliario y otros accesorios para mejorar el aspecto del local.


Costes relacionados con la promoción La promoción y la publicidad son una inversión fundamental para lograr que el negocio sea conocido por tu cliente potencial. Hay que considerar el gasto necesario para llevar a cabo las acciones promocionales y la inversión en publicidad. Se trata de un coste que variará según la temporada, los productos que tengas y tu propia estrategia comercial y de marketing.


Costes económicos variables y el problema de su fiscalidad Todos los costes que hemos analizado hasta ahora forman parte de los más habituales en el mundo del autónomo. Sin embargo, además de considerarlos para asegurarte de que el presupuesto que has detallado para tu actividad coincida con la realidad con la que luego te encontrarás hay una cuestión importante a tener en cuenta y es precisamente la fiscalidad de esos costes ocultos.


No todos los gastos que tiene un autónomo pueden considerarse deducibles y algunos de ellos deben ser optimizados al máximo, o bien externalizados para conseguir recuperar la carga fiscal invertida. A continuación, ponemos algunos ejemplos de casos de costes que pueden deducirse íntegramente o sólo en parte según cómo se contrate o aplique dicho gasto:


Ejemplo 1: Envío de producto con agencia vs entrega con vehículo propio Si haces entregas a domicilio de tus productos debes tener en cuenta que Hacienda solo te permite desgravar el 50% del gasto que tengas en gasolina, así como el mismo porcentaje en la compra de un vehículo para desarrollar el transporte de mercancías asociadas a la actividad comercial. Sin embargo, si contratas a una empresa de reparto, podrás desgravarte el 100% de la factura que emitan a tu nombre por llevar esos mismos paquetes a tus clientes.


Ejemplo 2: Promoción propia de tu actividad vs contratación de una empresa especializada Todas las horas que dediques a la promoción de tu actividad, ya sea creando tu propia página web o bien diseñando flyers o contratando a medios para publicar publicidad no podrás desgravarlas como gasto. Es decir, las inviertes a coste cero. Sin embargo, si contratas a una empresa especializada, además de tener tiempo para dedicarte a la actividad en sí misma y mejorar la optimización de los recursos, podrás desgravarte el 100% del gasto que emitan en la factura.


Costes económicos fijos que preocupan a los autónomos Al tratarse de gastos fijos relacionados con la Seguridad Social e impuestos que casi siempre sorprenden a quién nunca ha ejercido actividad por cuenta propia, te los detallamos a continuación por si se te escapan:


Los costes emocionaLes de Los autónomos


Ser autónomo no es fácil. De hecho, solo se entiende lo difícil que resulta lidiar con todos los costes económicos cuando ya se está dentro del colectivo. Pero además de los que hemos detallado anteriormente, quedan por determinar los que se llaman costes emocionales. La figura del autónomo está sometida por definición a una presión que no tienen los demás trabajadores. Por ejemplo, el hecho de no saber cuánto dinero se va a ganar mensualmente impide poder planificar muchas cosas y genera una gran inestabilidad que no siempre es fácil de llevar. Pero éste es sólo uno de esos costes emocionales que seguramente sufres como autónomo. A continuación, presentamos un listado de los más comunes:

La falta de previsión de los ingresos Aunque es cierto que una actividad rentable puede generar muchos más beneficios de los que se obtendrían como empleado en una empresa, también es verdad que no tener esa estabilidad que da una nómina por contrato es muy complejo y genera cierta ansiedad. Poder pagar la hipoteca con facilidad, obtener la financiación para compras personales o simplemente disponer del dinero necesario para hacer un pedido grande de mercancía puede ser muy complejo en los meses con bajas ventas.

Volumen de trabajo en el caso de los servicios Si eres un profesional que presta servicios puede que la tentación de poder ganar más un determinado mes te lleve a asumir más trabajo del que puedes realmente hacer. En este caso, el estrés emocional que sufrirás es enorme. Si no eres capaz de terminar a tiempo lo pactado, tendrás que recurrir a otros para cumplir con el cliente y no quedar mal. Y eso supone otro problema añadido.


Asumir conocimientos que no se tienen Si un cliente te pide un proyecto complejo en el que no eres especialista podrías encontrarte con la problemática de que, como en el caso anterior, tendrás que pagar por pedir ayuda a otros que sí sepan. ¿La consecuencia? Puede que se quede solo en costes emocionales o que también afecte a los bolsillos sumando costes económicos.


Ser experto en todo lo que no es tu campo Cuando nos referimos a los costes fijos relativos al asesoramiento y analizamos su fiscalidad, probablemente hayas comprobado que puede salirte a cuenta contratar los servicios de alguien que sepa. Sin embargo, algunos autónomos se creen una especie de héroes que pueden con todo, y hacen su propio trabajo y todas esas tareas en las que no son especialistas. ¿Qué puede pasar? Pues en primer lugar estar sometidos a una presión enorme porque el día solo tiene 24 horas. Pero además, también puede haber consecuencias económicas. Por ejemplo: las leyes cambian continuamente y puede que por falta de tiempo no te hayas enterado de la última reforma en la que se cambian los plazos de presentación de un modelo de Hacienda obligatorio. ¿Qué pasará? Pues que lo presentarás tarde, y eso vendrá asociado a una multa o a una sanción.


El Cost-killing para autónomos
El término cost-killing es la reducción de costes dentro de la actividad comercial que se está ejerciendo. Muchos autónomos eligen llevar a cabo este estudio cuando los beneficios de la actividad se han reducido a cero o están cerca de llegar a ese punto nulo. Esto es un gran error. Siempre es importante analizar si realmente todo el gasto que tenemos es necesario para el desarrollo del negocio, y si existe algún modo de reducir costes sin bajar la calidad de los productos y el servicio que se ofrece ¡Te evitarás muchos sustos!

Externalizar gastos para reducir costes en el mundo autónomo
Aunque de forma generalizada se piensa que contratar servicios externos supone un coste muy elevado, tal y como has podido visualizar en el apartado anterior esto no es del todo correcto. De hecho, cuando un autónomo decide contratar servicios fuera de su sede, es decir, contratar a profesionales que le asesoren o le ayuden a mejorar su actividad, puede ahorrarse mucho dinero.


Externalizar ciertos gastos que no están relacionados directamente con la actividad ejercida implica una reducción del tiempo necesario para llevar a cabo esas actividades, y al mismo tiempo, se pueden desgravar por completo dentro de las cuentas del autónomo. Además, se produce una mayor optimización de los recursos porque el profesional experto en la materia sabrá gestionar mejor el tiempo y el dinero del autónomo para lograr los objetivos que se planteen.


Algunos de los sectores en los que conviene valorar la externalización de los gastos para reducir costes y mejorar las posibilidades de éxito de la actividad son: la promoción y publicidad del negocio, la contabilidad de la actividad del autónomo, el lanzamiento y mantenimiento del negocio en Internet, y el asesoramiento en diversas materias para llegar a nuevos mercados o alcanzar nuevos objetivos.



libro



TeletrabajoApúntate para no perderte nada